El tratamiento veterinario de pequeños animales ha experimentado, en los últimos años, un enorme cambio. Los procedimientos de diagnóstico y tratamiento que hasta hace pocos años eran reservados para pacientes de la medicina humana privada no solo se ofrecen por las consultas veterinarias, sino que se solicitan por parte de los dueños de los animales.

La clientela de la clínica veterinaria actual no solo espera un diagnóstico y tratamiento óptimo, sino también unos cuidados competentes. Una actuación individual por más destacada que sea, requiere de un trabajo profesional en equipo, teniendo en cuenta la amplitud de tareas de la propia clínica, la creciente demanda de atención y consulta en gran parte producto del avance y toma de conciencia sobre la importancia de un adecuado cuidado de las mascotas. Es así, que la necesidad y demanda de asistentes en la medicina veterinaria es sumamente necesaria, por la multiplicidad de tareas e incumbencias que ha ido adquiriendo esta profesión, la cual requiere de una colaboración criteriosa, capacitada formalmente para la atención de animales.

El presente curso brindará a los estudiantes las competencias generales para:

Atender a clientes y asistir a la atención clínica de los animales en la consulta, quirófano, hospitalización, radiodiagnóstico y laboratorio de análisis, cumpliendo normas técnico-sanitarias de calidad y de seguridad e higiene, bajo la supervisión del facultativo.